La tarea...

La gente grita que quiere un futuro mejor, pero el futuro es un vacío indiferente, mientras que el pasado está lleno de vida.

Su rostro nos excita, nos irrita, nos ofende y por eso queremos destruirlo o retocarlo.

Todos quieren hacer de la memoria un laboratorio para retocar las fotografías y rescribir las biografías y la historia.

LAS FASCINANTES GÁRGOLAS


Basílica del Voto Nacional de Quito.

- Papá: ¿Por qué está montado esas bestias sobre las catedrales?Se refería a las gárgolas de Notre Dame. 
Me lanzo con el discurso…
- Son para botar el agua de las lluvias que caen en la cubierta, etc., etc., etc.
La verdad era que no sabía nada de las gárgolas excepto su extravagante y alucinador diseño; me parecían hasta caprichos de arquitectos buenos para el dibujo.
Como los animales del nuevo mundo no tenían pinta de dragones ni de mantícoras, los ecuatorianos se inspiraron en armadillos, osos jaguares, cóndores e iguanas, que si le pones alas,  se parecen a los dragones. Así están en la Basílica del Voto Nacional de Quito, Ecuador.
En cambio en la Universidad de Oxford, las gárgolas son parte de la imaginería grotesca que inspiró a J.R.R. Tolken, quien fue profesor de literatura y lenguaje medievales en esa casita de estudios. 

Universidad de Oxford

Dice Louis Sullivan: “El ornamento es necesario para humanizar y dar textura a la arquitectura, pero el embellecimiento se debe reencontrar con el sentido tradicional”. Sin embargo el sentido tradicional dice mucho de supersticiones y atávicos pavores que habitan en el hombre desde que aprendió a balbucear. Tal vez su primer grito fue de terror antes de ser comido. Y tratándose de una casa para el amparo de sus temores, lo menos que podía instalar sobre las cornisas de las catedrales eran las pétreas defensas custodias del recinto que los cobijaba. Lo más desafiantes posible para que los embates del maligno no les arrebataran su templo como hemos visto en las películas de ataques vampíricos, hombres lobos y monstruos infernales. Solo en la casa de Dios se está a salvo.
Luciano Kulczewski, en el N° 84 de la calle Merced de Santiago de Chile y en 1927, adicionó un monstruo de gorda cola a su obra mientras su colegas seguían los dictados del estilo Beaux Arts, cargados de simetría y bordados finoles. 
Barrio Lastarria, Chile, Merced 54.

¿Por qué se diseñaron estas gárgolas, seres monstruosos, para usarlas como escupideras de agua y no tiernos angelitos haciendo pipí? ¿Alguna vez esculpieron escenas del Kamasutra como las de los templos de Khajuraho? ¿ o un simple beso al menos? Dicen que el objeto final de todo esfuerzo artístico o espiritual es llegar a la “rasa” o “sap” y que es - nada menos - la alegría interna, la emoción absoluta. Yo creo en eso.
Súcubo en forma de mujer
en la Catedral de Salamanca


El origen de las gárgolas – dicen – está en una remota leyenda de los bordes del Sena que sufrió las acometidas de un dragón llamado La Gargouille. La Gargouille tragaba barcos con pepa y todo, y escupía agua – no fuego - hasta provocar inundaciones. Pero un santón iluminado se ofreció para pactar con tamaña fiera y lo hizo, con la señal de la santa cruz, ataviado con cirios, cáliz y campanillas incluidas. Le puso el mismo collar que usaba su perro faldero y lo paseó por el pueblo entre padres nuestros y ave marías. Y lo llevó a la hoguera. Lo quemó casi entero, excepto el largo cogote que tiene todo dragón que se precie de tal. Ya sea porque la fogata no alcanzó a cubrirlo o porque el largo cuello estaba empapado de baba o porque sus amígdalas parecían húmedos huiapes o mopas; ese guargüero no se pudo quemar. Entonces posicionó cabeza y gaznate sobre la cornisa de una catedral de Lyon o de la mismísima Notre Dame, ya nadie recuerda con exactitud. Y dicen que se veía bien bonito. Esto habría ocurrido cientos de años antes del episodio del jorobado de Notre Dame, a la altura del siglo XII época del gótico y concretamente durante el siglo XIII, cuando se transforman en el sistema predilecto de drenaje, si bien no todas ellas tenían esta utilidad, como las quimeras por ejemplo, los atlantes por ejemplo, los apóstoles por ejemplo y qué duda cabe; los reyes por supuesto.


Catedral de Salamanca

Parece que los primeros ejemplos góticos de gárgolas son las que se ven en la Catedral de Lyon, seguidas de las que pueblan Notre-Dame de París. Se ha dicho que son las almas condenadas por sus pecados, a las que se les impide la entrada en la casa de Dios. Esta podría ser una interpretación apropiada, especialmente, para las gárgolas más visibles y terroríficas, que pueden servir como ejemplo moralista de lo que puede ocurrirle a los feligreses cuando se portan mal.
(Siempre me he preguntado si este temor – el del dantesco infierno o el del limbo - produjo más santos que arrepentidos)
Está claro que están emparentadas con las mitologías griegas y egipcias, de grifos y centauros.  Se me ocurre.
Iglesia de Paisley Abbey, Escocia.
Restaurada el 90 con un toque contemporáneo.

Al verlas y tocarlas, la imaginación vuela porque son de un arte terrorífico que fue derivando a un toque caricaturesco y ambiguo. Lo mejor son su derivadas contemporáneas, como las quimeras con figuras de astronautas y hasta de un Alien; el 8° Pasajero. Son los temores nuevos; viajar al espacio exterior cuando de este planeta ya no quede nada de lo que fue y ni para qué sirvió. 


A mí me gusta mucho - aquí en la Basílica del Salvador de Santiago de Chile – uno que tiene un corte de pelo llamado; regular-corto y que tiene lentes ópticos.



Eastern State Filadelfia
Tema aparte: ¿Te acuerdas de la película Ghostbuster's? Esa gárgola quería puro comerse a la protagonista. Y que bonita se veía la Sigourney Weaver cuando era poseída y convertida en avatar para dar entrada a la entidad destructora ¿Te acuerdas que el edificio fue construido por un arquitecto que practicaba ocultismo y era una puerta que permitía el paso a un semidios interdimensional que destruiría el mundo gringo? ¿Y con qué empieza esto?  Con una gárgola.

Las gárgolas dan para mucha especulación. Lo que sí está claro es que dibujar gárgolas o quimeras, tallarlas y empotrarlas en un templo, es fascinante porque es rebelarse contra el pacato sermón del cardenal, de los santones falsos, de un inalcanzable paraíso prometido, de la verdad oficial, porque nadie renuncia jamás a lo fantástico ni a las alegorías de su propia imaginación. Enclavarlas en el símbolo del poder espiritual, es un chirlo en la oreja, una jugada maestra del hombre común con el alma despierta.


(Los dibujos son de María Paz Lama)




¿Y de patrimonio chileno qué?
Barrio República -  Santiago de Chile.


Barrio Lastarria - Santiago de Chile 

Barrio Lastarria - Santiago de Chile


Barrio Lastarria - Santiago de Chile

Hostal Amazonas. Construido en 1929 por el ingeniero, geógrafo y explorador Luis Risopatrón, quien le encargó su edificación a su hijo, el arquitecto Alberto Risopatrón. Vicuña Mackenna 47.
Barrio Lastarria - Santiago de Chile
Luciano Kulczewski o casa de los torreones , calle Estados Unidos #201. El timbre de la casa es una cara

Casa de las Gárgolas. Construida por Enrique Costabal en 1929. Sede del Consejo Nacional de Monumentos Nacionales. Vicuña Mackenna 84.






















Casona de la familia Flaño, también conocida como “la casa peluda”. De estilo victoriano y construida en 1910. Lastarria 343.
La Casa de los Torreones fue diseñada por el arquitecto Luciano Kulczewski, apodado “el Gaudí chileno”. Se trata de un pequeño castillo, construido en 1930, que combina elementos góticos, de Art Nouveau y Art Déco. Calle Estados Unidos 201, Barrio Lastarria.
Teatro Carrera. De estilo neoclásico, fue construido en 1927 en la entrada del Barrio Concha y Toro. Actualmente allí funciona un restaurante y un bar. Alameda 2185.

1 comentario:

jpdinamarca dijo...

Hermosos dibujos y notable investigación, saludos!