La tarea...

La gente grita que quiere un futuro mejor, pero el futuro es un vacío indiferente, mientras que el pasado está lleno de vida.

Su rostro nos excita, nos irrita, nos ofende y por eso queremos destruirlo o retocarlo.

Todos quieren hacer de la memoria un laboratorio para retocar las fotografías y rescribir las biografías y la historia.

LA RAYUELA, EL LUCHE, , . . . and the HOPSCOTCH !

Omar es cubano, canoso, de ojos inmensamente azules y cincuentones. Se me ha ocurrido dibujarle en la pizarra. El dibujo era un juego infantil.  Y expansivo -  como son los cubanos - me explicó saltando, cómo se jugaba ese juego. Hacia movimientos de pie y me dibujaba el esquema del  juego. Si lo dibujo en el pavimento, nos vamos a jugar los dos.  Fue un recuerdo gestual y muscular; un relajo mental,  puesto que mis cinco compañeros de trabajo divagaron en recuerdos por más de media hora. Omar me dijo que en su país aquello le llamaban;  EL TEJE.

Así supe que el TEJO – porque así se llama en Punta Arenas - es un juego unisex y que  en  Cuba se llama igual que en Las Islas Canarias:  TEJE.  
En México BEBELECHE o EL AVION, o EL CABEZON,
en Colombia RAYUELA o BOMBÓN y en Barranquilla PEREGRINA,
en Venezuela el  AVIONCITO,
en  Ecuador la RAYUELA,
en Chile y Mendoza EL LUCHE,
en Salvador la PELEGRINA (seguramente es la peregrina)
en Brasil ZAPATO u sapata, o AMARELINHA, que sería como amarilla,
en La Paz- Bolivia; T'UNKUÑA o TUTI y parece que en Perú también TUTI,
en Barcelona la CHARRANCA
en Francia MARELLE
En Irán LAYLAY y en Bosnia PUZ
y que todo el mundo sabe que en Argentina se llama RAYUELA; gracias a Cortázar
y que en verdad,  tiene miles de nombres incluso en inglés: HOPSCOTCH!
Planta de Arquitectura
de la Catedral de Santiago de Chile
Que es un juego de calle y de patio de recreo.
Que tiene 4000 años de antigüedad. En Grecia le decían Ascolias y en Roma Odres.
Que originalmente se jugaba para explicar el tránsito de la vida a la muerte.
Que su esquema  es igual a la planta de arquitectura  de una iglesia. Por lo cual tú haces una procesión ceremonial y penitencias para encumbrarte hasta el cielo.
Que los casilleros son 10, como los mandamientos.
Que saltamos hasta al cielo y retornamos de la muerte con una visión diferente de la que teníamos al comenzar. Pero en el HOPSCOTCH hay un casillero que llena Honey Moon. Esa Luna de Miel quiere decir que tal vez en los anglos el juego tiene una lectura distinta.
Que se jugaba con una caja metálica y circular de betún para zapatos que usaban los papás
o con una caja de  crema "Lechuga” que usaba la mamá,
con una bola de papel de periódico, mojada, 
o con una piedra lisa y circular,
o con una lata de bebida aplastada contra el piso que en Cuba llaman tacha.
No se me ocurrió que se podía jugar con una cáscara de plátano
o  con un collar de granos de maíz, años 60' Viña del Mar, Chile.
y que nunca nadie supo que ese adminículo era el ALMA del jugador. Mi alma en tus manos, lanzada a la casilla que eligieras,  porque era tuya.
Que se jugaba con apuro porque duraba hasta la noche, a la luz de algún farol y debía concluirse antes del llamado de tu madre.
Que era importante ganarse los primeros casilleros para que los demás tuvieran que saltar más lejos o pisaran un casillero de nuestra  propiedad y perdieran el turno.
Que era muy importante NO PASARSE DE LA RAYA porque estaba en juego la amistad, la empatía, la atracción y el deseo.
Con ellas,  disfrutamos  nuestras primeras obsesiones con la gestualidad femenina. Te miraba cuando te ponían de espaldas al dibujo para lanzar el tejo y podías ver el largo de tu cuello, las danzas de las piernas,  toda la plasticidad de tu ternura; “ Sintió una especie de ternura rencorosa, algo tan contradictorio que debía ser la verdad misma.” (Rayuela).

Lo recordamos esa tarde y babeamos,  porque  el juego tiene una cualidad altísima de premonición. Digamos que se jugaron escenas que luego sucedieron; ellas eran mejores que nosotros.
Sospecho, las palabras nacieron aquí,  jugando en Rayuela: Que te amé y que te amo, aunque no estábamos destinados a ser: MALENA María Magdalena, Beatriz, María Jesús, Ximena, Patricia ...
Que se dibujaba en el piso con carbón o tiza y su parte inferior se llamaba TIERRA, su parte superior se llamaba CIELO, los únicos dos lugares donde podías poner los dos pies, porque en los otro casilleros era a pata coja y no podías pisar en el INFIERNO, tenías que aprender a suspenderte en el aire, como un avión, como un ángel ¡y por Dios que estabas cerca de volar! Volaban las horas, las sombras, tus brazos, tu pelo azotaba los arcos del campanario y tus gritos, el día.
Que la tiza se robaba del colegio. Y no lo olvidaba porque pensaba en tí más que en cualquier silabario.
Que cada casillero ganado era de nuestra propiedad y nadie podía pisarla pues tenía nuestros nombres, el tuyo y el mío.
Que se dibujaba en el diseño del pavimento. 
Que cada cuadradito era un cuadrado del juego, en la vereda de tu casa. De donde salías para entrar en la ciudad y en mi corazón.

Lo curioso es que en todos los lugares de América, el dibujo es siempre el mismo;  el esquema de una iglesia. Excepto  en Punta Arenas, Magallanes, donde aprendí a quererte para siempre.

Hasta dónde sé, no existe algo parecido en toda América. Me sospecho que el diseño debe ser de Europa  y tal vez se dibuja aún en la Patagonia. Sería como mucho que se dibujara sólo en Magallanes. Sería como mucho que solo yo me hubiera enamorado y te recuerde y me recuerde que te quise, que te quiero aunque nunca fuimos desde hace mucho tiempo y que me llames por mi nombre tuyo en este instante y sin hablarme.
Hace mucho tiempo que no veo esos dibujos en los pavimentos, ni a los niños en las calles del poblado. Es como si hubiera pasado algún Flautista tocando las notas de Hamelin. Hace mucho tiempo.

.

1 comentario:

Liliana Zwetschek dijo...

Me permitís musicalizarlo...?

https://www.youtube.com/watch?v=AElmspfRowg&list=PL58A33EB79994254C